titere-de-dedo

Foto: Jeff Werner

El otro día recibí un correo en el que me decían: “una vez que tengo los títeres, ¿qué es lo más básico que debo tener en cuenta para llevar a esos títeres a un escenario?. Cuéntame algo simple, que cualquiera pueda entender”.
Me quedé algo dubitativo, ¿llevar los títeres a un escenario?, ¿un baúl?, pensé. No, seguro que no es eso lo que preguntan.
Después de una cien tazas de café he elaborado algunos puntos que considero básicos. No sé si es lo más básico, pero al menos es lo mínimo que creo que hay que tener en cuenta.

Y si no es “lo” mínimo, es “algo” de lo mínimo.

Escena:

Al estar en escena es importante tener claro que todo lo que hacemos es para un público que mira, o sea que aquello que está en escena debe ser importante para aquello que estamos contando.
No hay elementos decorativos en sí, todo tiene un valor dramatúrgico. Todo en una puesta en escena quiere decir algo.
Si, por ejemplo, en una escena de amor entre dos títeres tu hijo pequeño se ha dejado en el centro del escenario un patito de goma habrá un sector del público que estará tratando de encontrarle un significado al simpático patito de goma.
Esto parece una tontería, pero he visto cómo han fracasado muchas obras de teatro por la acumulación de “patitos de goma” en la escena.

En ocasiones también me he encontrado esta máxima en algún curso de teatro: “En general toda acción importante es mejor llevarla a cabo en el centro del escenario, ya que es donde más se verá”.
Erróneo sin duda. Por ejemplo, la acción de dos personajes, apenas iluminados, que traman una treta en uno de los extremos del escenario tiene mucha más fuerza dramática que si la acción se desarrollara en el centro mismo de la escena, en un balcón alzado e iluminado por diez focos de recorte.

Lo mínimo que un Personaje debe tener en cuenta:

  1. Donde está el personaje : en una estación, una cocina, un piso…
  2. Como es: resuelto, tímido, agresivo, pasivo…
  3. Cual es su objetivo en la escena: esto es muy importante ya que sin un propósito un personaje puede dejar de tener relevancia o puede llegar a tener menos interés que lo que sucede en el patio de butacas.


El Movimiento:

El movimiento de un títere es muy importante, ya que sin palabras nos dirá mucho de él. Veamos algunos de los movimientos posibles:

– Abierto o cerrado: Este movimiento se caracteriza por llevar los hombros más hacia atrás (abierto) o más hacia delante (cerrado). Andar abierto da un aire de extroversión, de ir sin miedo y con aire resolutivo. En el caso contrario da sensación de introversión y cierto abatimiento.
Está claro que según sea la técnica que utilices para las marionetas hay más o menos dificultad en ese movimiento o postura de los hombros, pero en general podemos decir que cuanto más erguido esté el personaje más abierto será su movimiento.

– Recto o redondo: La escasa movilidad del tronco y los brazos a la hora de caminar se denomina recto y el movimiento acentuado de caderas y brazos se denomina redondo. En general, para los estereotipos sociales se suele decir que un movimiento masculino es recto y el de una mujer es redondo. Por eso mismo a veces se emplea lo contrario para crear sorpresa: poniendo un ejemplo que tal vez todos hayan podido ver diremos que mister Bean en algunos de sus más cómicos sketchs utiliza movimientos redondos; o cuando la heroína de una película quiere dar imagen de fuerza, utiliza movimientos rectos, como lo hace Angelina Jolie en la interpretación de su personaje Lara Croft.

– Ligero o Pesado: Ligero es un movimiento flexible y dinámico, la persona parece que no le cueste andar. El movimiento pesado es más costoso e incluso frecuentemente se arrastran los pies, que como todos se habrán dado cuenta puede conseguirse aunque el títere que utilices no tenga piernas, como un títere de guante.

– Continuo o discontinuo: El movimiento continuo es un movimiento directo, sin pausas ni vacilaciones. Discontinuo es un movimiento más dubitativo y haciendo el movimiento más detallado y con pequeñas pausas entre los movimientos que componen una acción.

Bueno, como me pedían algo mínimo, creo que debería dejarlo aquí, porque para algo que se lee en la pantalla de ordenador ya comienza a ser algo extenso.


Textos breves, guiones de teatro de títeres y cuentos:



Publicado el Lunes 23 de octubre de 2006